Pollo alla cacciatora al estilo de Jamie Oliver

Pollo alla cacciatora

Va para un año que, curioseando la sección de gastronomía de La Casa del Libro, me tropecé con un libro de Jamie Oliver titulado: “La cocina italiana de Jamie“. La primera página por la que abrí el libro fue precisamente la de la receta del pollo alla cacciatora y hay que reconocer que todo lo que cocina el bueno de Jamie tiene una presencia impresionante, así que el libro acabó en la cesta de la compra, y de ahí a la estantería durante todo un año, hasta que ayer me decidí a darle una oportunidad.

Para dos personas, se compran dos zancas de pollo de unos 300 gramos cada una, que deben untarse con un majado de un diente de ajo, una pizca de sal gruesa (usé una sal gris de Guérande que tengo por casa pero que no creo que sea determinante), una cucharada de romero seco (la receta pide romero fresco pero…) y un poquito de perejil picado (que no incluye la receta del libro). Una vez bien adobado lo puse en una fuente, le añadí vino tinto hasta cubrir (Jamie pide usar un Chianti pero yo le puse un resto de una botella de un Borgoña tinto que había salido un poco tonta) y una hoja de laurel troceada (Jamie propone cuatro hojas de laurel, que se me antojaron excesivas), lo tapé con papel film y lo dejé marinar durante un par de horas.

Se escurre el pollo (y se reserva el líquido del marinado), se seca con papel de cocina, se enharina y se dora en una sartén con AOVE. Se reserva. Jamie Oliver propone usar ese mismo aceite para dorar un diente de ajo pero yo lo deseché porque tenía bastante residuo de harina que termina resultando bastante pesado. Así que doré un diente de ajo laminado en aceite limpio, añadí dos anchoas en aceite picadas, un puñado de aceitunas negras troceadas, reincorporé el pollo, y un bote de 460 gramos de tomate ecológico triturado (de Conservas Pedro Luis). Tras llevarlo a un breve hervor, se añade el pollo y el líquido del marinado, se pasa a una fuente de horno y, tras taparlo con papel de aluminio, se deja hora y media en el horno precalentado a 170º. Cuando faltan veinte minutos, se quita el papel de aluminio y se deja que dore un poco el guiso, lo que le da un cierto toque rústico interesante.

El resultado es muy sabroso, suave y va muy bien con arroz o con una pasta corta.

Salud,

pisto

23 thoughts on “Pollo alla cacciatora al estilo de Jamie Oliver

  1. Hola Pisto, encantado de ver que estás en forma. El libro de Jamie que comentas es notable, diría que uno de los mejores de este cocinero, guapito de cara (aunque ha ganado peso últimamente) y que inició su carrera televisiva y sigue con ello, asumiendo el rol de “que guay y que fácil es cocinar para los coleguis”. Para algunos ha significado una especie de epifanía de lo que es cocinar con ingrediente natural y sencillo y hasta se ha atrevido a cuestionar la política culinaria en las escuelas. Como tantos otros, empezando por el legendario y muy admirado (al menos por mí) Keith Floyd, ha viajado para conocer otros mundos culinarios, generalmente a años luz de lo que es la cocina autóctona de las Islas. Su experiencia italiana plasmada en este libro es esclarecedora. No hay recetas moleculares, sino platos ricos en tradición y siglos de prueba y error. Tengo su libro y espero que nadie se incomode de que sea en su versión original. En ella explica por ejemplo que “pollo alla cacciatora” significa pollo a la “hunter” y aclara que es una receta que la esposa del cazador cocina para él y sus compañeros de caza cuando vuelven de una jornada en el campo, comentario que se me antoja cierto en otros tiempos. La transcripción que haces de su receta es fiel trasladada para dos personas, excepto en lo que ya comentas de las hojas de laurel y me parece que tienes razón, aunque habría que probar como queda según su plan y en que recomienda un marinado del pollo mas prolongado. Tengo que decirte que el Chianti debería ser un ingrediente esencial si se pretende lealtad al origen del plato, siendo un Borgoña dudoso una elección arriesgada. Para acabar, sólo decir que aconseja servirlo con una ensalada o judias blancas italianas (cannellini) y para beber, como no, abundante Chianti.
    Saludos
    PS.: Mis pizzas han mejorado depués de la lectura de este libro.

  2. Enric,

    en toda receta hay una parte de adaptación, bien porque los ingredientes originales no están disponibles o símplemente porque no hay ejecución sin interpretación. Otras veces hemos abogado por la fidelidad al original, hoy me reconozco más adaptador. Por cierto que con Jamie Oliver, cuando lo veo en Canal Cocina, siempre pienso que tanto cilantro, romero, y hierbas varias quedan de lo más fotogénico pero que debe ser demasiado potente a la hora de comer.

    Es cierto lo que dices del Chianti pero sólo tenía cinco referencias de Chianti en la bodega y la más barata me había costado 20 euros. ¡Como para dedicarle la mitad al plato!. Y ya que el Borgoña no me había inspirado demasiado… fue un digno final para un vino que sin ser malo tampoco era inspirador.

    En cuanto a los acompañamientos, disiento totalmente de la ensalada, puesto que el plato tiene mucha salsa y yo no soporto los platos con salsa con la ensalada porque al final se monta un jaleo de líquidos en el plato y en la boca que…. na. Las alubias pueden ser una opción pero no las tengo disponibles así que fue hoy arroz y mañana, con los leftovers (más salsa que pollo, en realidad), será con casarecce Barilla al dente.

    El resultado es muy bueno, más de lo que la foto pudiera hacer pensar. Probadlo.

  3. Yo tengo el mismo libro y la verdad es que todavía no me he decidido a hacer ninguna receta y eso que a mi también me encanta como cocina este chico.
    Viendo el increible aspecto que ha tomado este pollito igual me animo y estreno el libro en breve.
    Besitos sin gluten

  4. Pues sí, la liberalidad herbolaria de Jamie es ya leyenda. Creo que se trata de concienciar a los ingleses de que en el jardín hay un filón, pero lo que hace en Canal Cocina nos pone a todos los pelos de punta…

  5. zerogluten,

    ¿Hay un sustituto para la harina con la que se dora el pollo en el primer paso? ¿Harina de arroz tal vez? ¿Alguno de los restantes ingredientes es problemático para un celiaco?

    Yeu el Gastro,

    la liberalidad herbolaria de Jamie sólo es comparable a la que se gasta con el Parmiggiano. Como para no ser sustancioso con la cantidad de queso rico en umami que le pone. No me extraña que, como dice Enric, haya engordado últimamente.

    No obstante, sus programas son divertidos y siempre se aprende algo. Los que hizo de gira por Italia me parecieron magníficos, sinceramente.

    pisto

  6. A mi también me gusta “interpretar las recetas” y por supuesto tu interpretaicón parece gloriosa. En cuanto al libro, a mi me gustó mucho, y en sus programas, tambi´en me gusta este Jamie Olivier, aunque sus “maneras” y su higiene, muchas veces me parece que deja algo que desear, en especial en programas divulgativos.

    En nuestra cocina, cada uno hacemos lo que queremos, pero en la tele… en fin. A veces en su jardín es un poco guarrete, para ser maestro de ceremonias.

  7. Del programa de gira por Italia me quedo con un capítulo en el que cocina con unos frailes que no han cocinado en 60 años y acaban bailando al ritmo de The Cure. Es genial, irreverente y fresco.

  8. Siento muycho por los fans de este Inglés. Para mi es un guarro y nada ,más que un guarro. Lo he visto varias veces todavía de la televisión alemana (antes de emitir sus programas en España). Allí también tiene algún seguidor. Sin embargo la television alemana no ha emitido todos los programas previstos por protestas de los telespectadores (la mayoría lo consideraba también guarro). Recuerdo que hemos preparado una de sus recetas (hace años) y realmente eran una vomitada.
    Él auando mete las manos sin lavar, sin guantes y mezcla cosas o está probando lo cocinado da realmente asco. Por desgracia todo lo parecido se dice de los Ingleses en general (sucios!).
    No tengo más palabras – guarro!!!!!!!!

  9. Es verdaderamente curioso que este plato se llame pollo a la cazadora, porque la triste realidad es que se trata de un guiso “ad hoc” para cazadores fracasados y eso seguramente porque el humor en Italia es muy fino. La pobre esposa del cazador debía esperarle junto a sus amigos después de una jornada aciaga e improductiva para reconfortarlos con un estofado de humilde pollo. Tienes razón más que nunca Nopisto en lo de la interpretación de recetas, porque este plato es uno de los mas abiertos que existen en cuanto a ingredientes. La harina daría untuosidad (y pesadez también) a la salsa pero es totalmente prescindible. Otros ingredientes posibles son las aceitunas, alcaparras, alubias, apio, panceta, jamón y seguramente cualquier cosa a mano en la despensa. Son fijos el pollo, el romero y el vino que puede ser desde un marsala a cualquier cabernet. En fin, variaciones de nuestro pollo al chilindrón o en pepitoria.
    Con respecto a Jamie, que se le va a hacer. Va de jovencito cool hiperactivo que no tiene tiempo ni ganas de guardar las formas. Su mérito estriba en que demuestra que se puede hacer un plato sabroso con ingredientes comunes de forma sencilla.

  10. mmmmmm… alcaparras!!!

    (mi hermana lo llama “El Guarro” a secas, y todos sabemos a quién se refiere. Habiendo visto a un buen número de Británicos en la cocina, puedo constatar que es mejor cocinero… y no más guarro que la mayoría :^)

  11. Jamie Oliver es un “crack” y si le tachais de guarro es porque cocina de una manera natural, como lo haría cualquiera, tanta “inpolutez” como sale en otros programas de cocina no es real , aunque está muy bien para la tele. Cuando cocinas en un restaurante para otras personas tienes que guardar unas normas de higine y es importanque ser estricto; hay peligro de contagios ya que los alimentos provienen de diferentes sitios,conviven los crudos con los cocinados y son muchas las manos por las que pasan (vease el caso de The fat duck). Pero no hay que ser tan estrictos cuando se cocina en tu casa y para tu gente. No mancháis la cocina cuando cocinais?? No utilizáis la misma cuchara para probar dos veces la misma comida? jeje
    He visto el progrma de Jamie Oliver, me sorprende la soltura que tiene con las hierbas aromáticas y las especias un tanto excesiva, sobre todo cuando tienes entre las manos una vianda de calidad. Su programa me parece muy bueno, y sobre todo: es diferente.
    Saludos

  12. En mi casa lo llamamos “El puerco”. Está visto que la falta de higiene y el abuso de hierbas aromáticas y especies son dos cualidades que destacan de este chico. Mención aparte merece su adicción a los chiles. En un programa les preparó a los amigos un chocolante caliente con chile para el desayuno.

    Sandra, no es que quiera que sea impoluto, pero lavarse las manos de vez en cuando, lavar los vegetales, aliñar la ensalada en la ensaladera, aunque sea con las manos, en vez de hacerlo en la encimera, etc, me parece lo mínimo.

    Aparte de eso, me gusta verlo, prepara cosas fáciles, las “revolea” en la sarten y listo. Yo hay tres platos que preparo de él, un pollo al horno que va con rebanadas de pan que coge todo los jugos del pollo y que está bastante rico. Las albóndigas rellenas de mozarella al horno. Y mi preferido espaguetis con ajo, guindilla, anchoas, rúsula y parmesano. Este plato es sencillísimo y está riquísimo.

    De todas maneras me gusta verlo y he siguido todos sus programas. Es entretenido y algunas ideas merecen la pena.

  13. A mí Jamie Oliver me gusta mucho. De hecho lo veo prácticamente todos los días en su programa de Canal Cocina, que actualmente es “Cocinando con Jamie” y todos los platos que presenta son con ingredientes propios (de su huerto). Hace 2 años mi chico me regaló un viaje a Londres con cena en Fifteen incluida (su restaurante) y ¡SORPRESA!, el restaurante no tiene nada que ver con el espíritu “Jamie” que nos transmite en la tele (ya sabéis, todo eso de la naturalidad, la diversión, la mezcla, el notenermiedoalosingredientes, las multihierbas, etc.). Es un restaurante de lo más corriente, de comida apetecible, rica, pero nada del otro mundo.
    Por cierto, aprovecho para apuntar que – en general – las conservas de Pedro Luis son extraordinarias, concretamente las alcachofas, los guisantes, los espárragos y las habitas. De las que tenemos, sin duda, las mejores.

  14. Pisto,

    Creo que hemos tenido una historia paralela con los libros de Jamie, sólo que yo caí con la versión inglesa de “Jamie at home”, que además de las recetas incopora alguno de sus dibujitos.

    En definitiva, me encanta y he preparado alguna de sus recetas, sobre todo las ricas y potentes ensaladas.

    Lo de la higiene es realmente flagrante: hace unos días sacó una abeja de una flor de calabacín y ni siquiera la arrimó al grifo no fuera a ser que le diera alergia. Lo mejor de todo es que en el siguiente plano y mientras rellenaba el susodicho vegetal, se podía ver un bicho no identificado moviéndose por la tabla.

    Empiezo a pensar que el marrano no es él si no el realizador…

  15. Pues no voy a ser yo quien defienda al Jaime, del que creo que lo peor es que todos los utensilios están llenos de grasaza y que mucho de sus platos siguen un mismo patrón (romero, chiles, parmesano, crema fresca y limón), pero a mi me da igual de asco o muchísimo mas, todos estos cocineros de la “new age”, que son muy aseaditos y te lo recogen todo, pero a la hora de emplatar “bonito”, meten los hocicos en el mismo plato. ¡Se ponen a 10 centímetros de la comida! Joder, eso si que es repugnante, a saber donde y que ha tenido en la boca.

  16. Una cosa la tengo clara. Casi todos piensan que Jamie no se caracteriza especialmente por la higiene en la preparaciones.

    Me quedo con la parte desmitificadora de su cocina y, la verdad, yo cuando hice la receta procuré ser limpio y aseado (¡siempre!) así que me quedo con lo bueno y prescindo de lo menos bueno.

    Por poner un ejemplo, Arguiñano parece un cocinero muy limpio pero, sin embargo, usa una bayeta para limpiar la tabla. Y con esa bayeta supongo que irá haciendo una solera bacteriológica bastante interesante. Hay otros que sólo usan papel de cocina.

    En fin, no quiero quitarle importancia al asunto de la higiene que, además, supongo que está regulado de alguna forma, vía los carnets de manipulador de alimentos o las inspecciones regulares.

    Tampoco nos olvidemos que la asepsia total no existe y que la asepsia casi-total impide que nuestro sistema inmunológico se desarrolle correctamente. Si nos hiperprotegemos, el día que nos pilla una bacteria nos manda para el otro barrio.

  17. Pues sí, la cocina no es un quirófano. Hay reglas de higiene, pero la exigencia es diferente para la cocina profesional que para la doméstica. Jamie simplemente es descuidado en las formas, pero es precisamente de eso de lo que presume; de informalidad. Yo no me pongo guantes quirúrgicos para cocinar y por mucho que nos lavemos las manos, están llenas de bacterias. La esterilidad absoluta no es conveniente y tal como dice Nopisto, criarse en un ambiente perfecto es un factor de riesgo para enfermedades autoinmunes. Todo en su justa medida, porque a veces un poco de guarrería es de lo más sano.

  18. Tanto hablar de Jamie O. y hoy me he animado a hacer una de sus recetas; una pasta con puerros, jamón de parma y alguna cosa más.

    Aunque el factor distorsión que le ha podido dar un servidor es importante, el resultado ha sido un plato de potencia inusitada (y eso que debía ser su única receta sin chile.)

  19. Siento haber tardado tanto en dar contestación. Estoy super liada con los peques y tengo demasiados blogs que me gustan.
    Si puedes hacerlo con harina de arroz, con harina de garbanzos, incluso con maizena, pero yo con este tipo de recetas lo que suelo hacer es dorarlo sin nada, para que ni pierda jugos marco y listo. Me ahorro el tema harina, porque además como te ha pasado a tí, no me suele gustar utilizar ese aceite para ninguna historia posterior.
    Por lo demás la receta es completamente apta para celiacos.
    Espero que sepas perdonar mi retraso.
    Te mando muchos besos sin gluten

  20. Me parece que Jaime Oliver, se excede muchísimo con las especias, que sirven para resaltar el sabor de los ingredientes princiales de un plato, no para enmascararlos ( sobre todo cuando son de calidad ).
    En cuanto a la higiene, sin comentarios.

  21. Hola… Pues no entrare en si es bueno o si es guarro… para eso me hace falta más experiencia. Pero este personaje tiene algo bueno, y es que hace que gente que en un principio no se miraría un programa de cocina, termine enganchado y aficionándose a la gastronomía. Viene a ser un poco como el cazador de cocodrilos (Steve Irwin), más showman que zoólogo pero al final te mete el gusanillo de los bichos. Total que yo creo que personajes de estos son necesarios para los que empezamos a interesarnos por la gastronomía y la mayoría de las recetas se nos quedan grandes.
    Felicidades por el blog.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>